fbpx

Multimedia sobre Carl G. Jung

Haciendo clic en cada uno de estos enlaces, accedes a un video, foto o grabación sobre la vida de Jung:

Frase grabada a la entrada del consultorio de Jung

En la entrada del consultorio del dr. Carl G. Jung, el hizo grabar en la piedra la siguiente frase: «vocatus atque non vocatus deus aderit» lo cual significa:

«se le llame o no se le llame, Dios siempre está presente»

Jung la tomó de una edición original que poseía del libro de Erasmo, Collectaneas adagiorum. En él se recogían proverbios clásicos y, entre ellos, se encontraba esta frase, que procedía del oráculo de Delfos, en una respuesta que había dado a los espartanos con ocasión de la Guerra del Peloponeso.

Para el propio Jung la frase revelaba algo más. Era intrigante, como todas las del oráculo. Sí, es cierto que Dios está presente pero ¿qué hará?, ¿qué querrá?, ¿cómo será?, ¿le importaré yo? Jung tenía esta sentencia en el dintel de la puerta, según él mismo cuenta, para acordarse y recordar a sus pacientes que “el temor de Dios es el principio de la sabiduría». Reconocer la presencia de Dios no es, simplemente, señalar un hecho o una opinión, sino embarcarse en la aventura del sentido profundo de la vida, abrir la propia mente y el propio corazón ante el Misterio.